¿Quién inventó el extintor?

Quién inventó el extintor

Quién inventó el extintor

Antiguamente, los incendios siempre y en toda circunstancia se apagaban con agua procedente de pozos o cubas, que se echaba sobre las llamas. Asimismo, hay rastros de que en la antigüedad se empleó tierra para sofocar el fuego. El primer modelo práctico de extintor data del año 1816 y fue inventado por el capitán e inventor británico William George Manby. Consistía en un depósito de cobre que podía lanzar 12 litros de agua, la cual estaba contenida en el recipiente cilíndrico cargado de tres partes del líquido elemento y una de aire comprimido alojado el reservorio.

Este primer extintor estaba dotado de válvula y surtidor cuyo cilindro llegaba prácticamente hasta el fondo. En el depósito se introducían 12 litros de agua y el resto, hasta los 15 litros de capacidad, se llenaba de aire comprimido a través de una bomba. Tras esta operación se cerraba la válvula y se desconectaba la bomba: así, cuando se volvía a abrir, el agua era forzada a salir a chorros por la acción del aire comprimido.

Historia y evolución del extintor

El primer extintor portátil eficiente que funcionó a través de productos químicos (soda-ácido) y no con agua fue invento del médico francés François Carlier en el año 1865. Todo surgió porque se le ocurrió entremezclar bicarbonato sódico con agua, acoplándole en el cuello dentro del artefacto una botella de cristal con ácido sulfúrico. El problema era que la botella se rompía a través de un punzón y la mezcla de los diferentes productos generaba el anhídrido carbónico, que era lo que expulsaba la mezcla química del recipiente cara el exterior.

Eran antídotos eficientes en situaciones normales, en pequeños incendios, mas no servían en el caso de grandes fuegos en los que hubiera líquidos inflamables como gasolina, aceite, pintura. Para ello, se usó el extintor de espuma en 1905 en Rusia, inventado por Alexander Laurent, que mezcló una solución de sulfato de aluminio y bicarbonato de sosa con un agente estabilizador. ¿Cómo funcionaba? Las burbujas de espuma de aquel complejo químico eran portadoras de anhídrido carbónico y flotaban sobre la superficie del líquido inflamado, privándolo de su fuente primordial para la combustión: el oxígeno.

Y un poco más adelante, en 1909, el neoyorkino Edward M. Davidson patentó su extintor de tetracloruro de carbono, elemento químico que era expulsado cara el exterior por anhídrido carbónico a presión, que se evaporaba al tomar contacto con el oxígeno del aire, formando un gas pesado incombustible que apagaba el fuego de forma fulminante.

El extintor, un aparato imprescindible en nuestros días

¿Conocías esta historia sobre quién inventó el extintor y cómo ha evolucionado hasta nuestros días? Hoy, todos estamos acostumbrados a ver extintores en edificios públicos, hoteles, teatros y en cualquier edificio público que reúna una serie de características. La seguridad que ofrecen estos sistemas en caso de incendio puede ser vital para evitar un gran accidente con consecuencias fatales. ¿Cuentas con extintores en tu comunidad de vecinos? ¿Y en las instalaciones de tu empresa? Si necesitas renovar los extintores o revisar cuál es su estado, no dudes en contactar con nosotros para realizar este trabajo.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.